Ébola: ¿Qué está pasando? ¿Qué nos está pasando? ¿Qué se nos está pasando? | Esenciales para la vida

Ébola: ¿Qué está pasando? ¿Qué nos está pasando? ¿Qué se nos está pasando?

Ébola: ¿Qué está pasando? ¿Qué nos está pasando? ¿Qué se nos está pasando?

Está pasando

La comparecencia de este 2 de septiembre de 2014, del coordinador de Naciones Unidas para esta enfermedad, flanqueado por el secretario general adjunto de esta institución y por la directora general de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha puesto en evidencia la flagrante dejadez de la comunidad internacional para atajar este problema que afecta a una de las regiones más pobres del planeta.

Vaticinan, si no se reacciona de forma firme y rápida, una expansión de la, ya, epidemia (hace tiempo que dejó de ser un brote), tanto en número de casos como en países afectados y reconocen, por parte del máximo organismo sanitario internacional, la OMS, que se subestimó la magnitud del brote y que, por ello, se tardó en actuar.

En los últimos días hemos visto en los medios como un enfermo escapaba de un hospital de Monrovia (Liberia) para buscar comida, lo que da cuenta de la debilidad de los sistemas sanitarios de la zona afectada que difícilmente pueden atender las necesidades, no sólo sanitarias, sino básicas de sus ciudadanos.

Nos está pasando

Desde que el 22 de marzo se notificara oficialmente la aparición del brote en Guinea Conakry, éste ha afectado ya a otros tres países: Liberia, Sierra Leona y Nigeria y, a 20 de agosto -según la OMS- se habían contagiado ya 2.473 personas de las que 1.350 habrían muerto (aunque la cifra actual de enfermos ya supera los 5.000).

Es necesario considerar que no se cuenta, en la actualidad, con tratamiento efectivo para la enfermedad, más allá de los experimentales, ni con vacuna para prevenirla. La única vía de solución pasa por un diagnóstico rápido de la enfermedad, el aislamiento de los pacientes, el tratamiento paliativo de los síntomas de la enfermedad y la protección de las personas que les atienden así como del personal que pueda entrar en contacto con ellos o con los cadáveres de las víctimas.

La urgencia es la provisión de métodos de diagnóstico, de medidas de aislamiento y protección, de medicamentos y de medios para garantizar los suministros básicos (agua, saneamiento, alimentación) a las personas y a las zonas afectadas.

Desde marzo, se han cerrado fronteras y rutas comerciales, y los precios de los materiales y medios de transporte para el envío de los mismos se han limitado y encarecido enormemente; dificultando la acción de organizaciones y agencias dispuestas y preparadas para responder a la crisis: envíos frustrados o retrasados que de repente son más costosos y materiales también cada vez más caros. Todo ello en un escenario de recursos, económicos y de capacidad de respuesta ante la magnitud de la situación, muy limitados.

Se nos está pasando

Ha pasado el 19 de agosto, Día Mundial de la Asistencia Humanitaria, en medio de esta crisis y sin la respuesta humanitaria necesaria a nivel mundial.

Pasemos por alto -podemos mirar hacia otro lado- la actuación y actitud de la comunidad internacional, a pesar de las muertes que se hubieran podido evitar por cada día de retraso en la respuesta y para las que ya no hay remedio.
No pasemos -debemos mirar de frente- de actuar y de exigir que se actúe de forma inmediata y contundente a esta crisis de alcance imprevisible.

Apoyemos a las organizaciones que como Farmamundi están actuando y exijamos una respuesta contundente de la comunidad internacional.

Manolo Díaz
Farmacéutico y responsable de Educación en Farmamundi Extremadura
extremadura@farmamundi.org
www.farmamundi.org

Tu dirección de mail no será publicada. Los campos requeridos están marcados *