Chagas, una enfermedad discreta y silenciosa | Esenciales para la vida

Chagas, una enfermedad discreta y silenciosa

Chagas, una enfermedad discreta y silenciosa

ciclo Chagas. /OMS

ciclo Chagas. /OMS

La enfermedad de Chagas, también conocida como tripanosomiasis americana, es una enfermedad parasitaria que debe su nombre al investigador que la descubrió por allá a principios de siglo XX. Es la tercera enfermedad parasitaria en cuanto a número de afectados en el mundo y actualmente afecta entre 6 a 8 millones de personas. A pesar de ser endémica de 21 países en América Latina, donde habita el insecto que la transmite, la vinchuca o chinche besucona, miles de casos también se diagnostican fuera de sus fronteras. La enfermedad de Chagas sigue siendo hoy en día un grave problema de salud global.

Chagas es una enfermedad discreta y silenciosa. Los síntomas después de la infección por el parásito, apenas se diferencian de un proceso gripal; con fiebre, malestar y dolor de cabeza. Importantes son las consecuencias de la enfermedad crónica, que pueden llegar a tardar en presentarse hasta 20 años después de la picadura. Las más conocidas después de este largo período se manifiestan en un 20-30% de los infectados en forma de graves complicaciones cardíacas y en un 10% en problemas gástricos graves, pudiendo llegar incluso a la muerte.

Por un diagnóstico y tratamiento precoz

Hasta el momento no existe vacuna y dos son los fármacos para tratar esta enfermedad. Éstos fueron desarrollados entre los años sesenta y setenta y presentan efectos adversos frecuentes que dificultan el tratamiento en algunos pacientes. Se ha observado que la efectividad del tratamiento aumenta, cuanto menor es el tiempo que pasa desde la infección hasta el inicio de éste, siendo en niños las mayores tasas de curación completa. Así pues, un diagnóstico y tratamiento precoz son esenciales para garantizar una elevada tasa de curación.

Debido a los flujos migratorios, a los turistas a países de América Latina y al cambio climático, se ha favorecido la extensión por el mundo de esta discreta pero grave enfermedad.  En España, sin ir más lejos, se calcula que entre 50 y 70.000 personas podrían estar infectadas de Chagas (Gascón et al. 2010), de las cuales sólo un 10% podría estar diagnosticado.

Dependiendo si la enfermedad se presenta en un país endémico o fuera de él, varían los factores epidemiológicos.

En España se calcula que entre 50 y 70.000 personas podrían estar infectadas de Chagas, de las cuales sólo un 10% podría estar diagnosticado

En los países endémicos, esta enfermedad suele afectar dónde hay más presencia de este insecto, es decir, en poblaciones rurales aisladas, generalmente con pocos recursos y grave falta de información. En los últimos años se ha visto un incremento de casos de Chagas debido al consumo de frutas o zumos contaminados con heces del insecto transmisor, o de él mismo. Se calcula que cada año hay 38.000 casos nuevos y se estiman cifras superiores de pacientes sin diagnosticar.

En estos países hay una importante falta de información sobre el Chagas. Numerosos son los pacientes que conviven con el insecto transmisor, desconocen la enfermedad, sus síntomas y sobre todo las graves consecuencias. Las pruebas diagnósticas suelen requerir centros médicos especializados para la extracción de muestras de sangre y largos tiempos de espera- hasta meses- para  los resultados. Esto se traduce en que, en muchos casos, el paciente nunca reciba el diagnóstico  y, consecuentemente, ningún tratamiento.  En las zonas aisladas sin servicios sanitarios, hay que promover las campañas de información y el uso de pruebas diagnósticas rápidas que permiten resultados en pocos minutos y garantizan que el paciente empiece el tratamiento de inmediato.

Además, durante años se ha estigmatizado a la gente diagnosticada de Chagas como enfermos de un mal incurable. La pobreza propicia las condiciones para la enfermedad, y la enfermedad causa, inevitablemente, problemas de estigmatización y más pobreza.

En los países no endémicos, dado que no existe el insecto transmisor, la problemática se presenta, principalmente, de otro modo. En estos países prevalecen las otras posibles vías de transmisión: la transmisión congénita, es decir de madre a feto; por transfusión de sangre contaminada o por trasplante de órganos. En nuestro medio se realiza un cribado sistemático en todas las donaciones de sangre, órganos y tejidos (El Real Decreto 1088/2005), así que el mayor reto sigue siendo el diagnóstico de mujeres embarazadas con Chagas para detectar la posible enfermedad en otros hijos y familiares y tratar desde el inicio la enfermedad en recién nacidos.

Como pasa con otras enfermedades y como siempre denuncia Farmamundi, la falta de acceso al tratamiento ha sido -y es- también un problema en la Enfermedad de Chagas. A parte de las dificultades de algunas personas de zonas rurales para acceder a servicios sanitarios especializados, a nivel mundial, la falta de acceso al medicamento para tratar esta enfermedad, tuvo gran importancia en 2012, cuando la empresa productora del fármaco, dejó de producirlo durante varios meses, dejando a un gran número de personas desatendidas, con las consecuencias sanitarias y económicas que esto conlleva. A este hecho, se le sumó el caso concreto de España, que debido al Decreto Ley 16/2012, miles de personas quedaron excluidas del sistema público de salud, interrumpiendo tratamientos para la enfermedad de Chagas e impidiendo su diagnóstico.

Farmamundi apuesta por promover campañas de información, el uso de pruebas diagnósticas rápidas y garantizar el tratamiento

En resumidas cuentas, el día 14 de abril es una gran oportunidad para informar sobre Chagas, una enfermedad con curación que sigue poniendo en riesgo la salud de 40 millones de personas pero invisible a los ojos de muchos. También es un buen momento para reclamar a la comunidad internacional, un mayor esfuerzo en la investigación de fármacos más seguros y efectivos, proporcionar más información tanto a las comunidades afectadas como a los profesionales de la salud, promover mayor eficacia en el diagnóstico así como garantizar el acceso al tratamiento universal.

 

Núria Llurba Montesino
Farmacéutica, y voluntaria de Farmamundi

Bibliografía:
http://www.who.int/topics/chagas_disease/es/
Gascón J, Bern C, Pinazo MJ. Chagas disease in Spain, theUnited States and other non-endemic countries.
Acta Trop.2010;115:22—7.2,
https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2012-5403

Comentarios (1)

  1. Farmamundi aporta la equidad de género en la lucha contra el Chagas

Tu dirección de mail no será publicada. Los campos requeridos están marcados *