Salud sin reservas | Esenciales para la vida

Salud sin reservas

Salud sin reservas

¿Sabíais que… el precio de los tratamientos genéricos contra el SIDA se ha reducido de 10.000 a 130 dólares anuales entre el año 2000 y la actualidad? Excluir a los medicamentos esenciales de los acuerdos internacionales que regulan la propiedad intelectual y el comercio es una de las medidas que, en el marco de la campaña #Visualizarte por el derecho a la salud, sugerimos para garantizar su producción libre (en forma de genéricos) y el acceso a los mismos.

Si en nuestro post anterior hablábamos sobre las consecuencias de la falta de acceso a los medicamentos definidos como esenciales por la Organización Mundial de la Salud (OMS), hoy queremos ser constructivos sugiriendo una serie de medidas para cambiar esta situación que afecta hoy día a más de una tercera parte de la población mundial. Para ello, resumimos a continuación las líneas de acción sugeridas en un decálogo publicado recientemente por Xosé María Torres, vocal de Farmamundi y experto en patentes.

medications-257332_1920Así, además de fomentar el acceso a los fármacos incluidos en la lista elaborada periódicamente por la OMS, estas medidas incluyen la exclusión de esos medicamentos esenciales (ME) de los acuerdos internacionales que regulan la propiedad intelectual y el comercio, es decir, fuera de los Acuerdos sobre Derechos de Propiedad Internacional relacionados con el Comercio, ADPIC, incluidos en la Organización Mundial del Comercio, OMC). Como bien indica Torres, “no se trata de medicamentos para la disfunción eréctil o contra la alopecia”, sino de aquellos “que marcan la diferencia entre la vida y la muerte”, como los usados contra el VIH/SIDA o la hepatitis C.

Otras líneas de acción que buscarían incidir en el mercado farmacéutico, con el objetivo principal de no discriminar a los países empobrecidos en el acceso a los ME, son la lucha contra los abusos de las patentes, activando mecanismos legales como las licencias obligatorias; la búsqueda de tratamientos para las llamadas enfermedades olvidadas, que no afectan a países desarrollados; y el establecimiento de precios diferenciados según el nivel de riqueza de los Estados. Asimismo, se aboga por apoyar el liderazgo de la OMS pero bajo el control de los gobiernos, evitando su actual dependencia de los fondos privados en un inquietante 75% de su presupuesto.

Pero el documento de Torres también otorga importancia al comercio de medicamentos en los países con menos recursos económicos, señalando como prioritarias la lucha contra la falsificación de fármacos, especialmente en África Occidental; la creación de redes de distribución y logística para los medicamentos; y la inversión estatal en salud, para combatir datos inaceptables como los de ciertos países africanos donde el gasto sanitario per cápita no sobrepasa los 10 dólares al año.

Finalmente, el decálogo recoge una medida que podría ser la piedra angular para las otras nueve: la consideración del acceso a los ME como un derecho humano fundamental, como añadido específico al ya existente Derecho Universal a la Salud. “No es posible que la humanidad produzca medicamentos eficaces y sólo estén reservados a unos pocos”, sostiene Xosé María Torres. Y, en efecto, parece un total sinsentido en pleno siglo XXI. Pero, ¿por qué se produce ese desequilibrio?

Las desigualdades en el acceso a los medicamentos esenciales dependen de multitud de factores, que en muchos casos exceden los vinculados puramente a políticas sanitarias. Así, como hemos visto a la hora de comentar las posibles líneas de acción a seguir, hay una serie de variables en torno a desigualdades más amplias que afectan a la práctica totalidad de la población mundial:

  • Condicionantes geográficos y socioculturales, entre los que se halla la cuestión de género.
  • Factores que afectan al precio del medicamento, afectando a su disponibilidad y accesibilidad bajo las reglas del comercio internacional.
  • Variables asociadas al binomio Investigación + Desarrollo.
  • Factores de calidad y seguridad de los fármacos.
  • Factores relacionados con el uso racional de medicamentos.
  • Variables que afectan al desarrollo de políticas públicas estatales.

En próximos artículos de este blog iremos analizando algunos de esos factores determinantes en el acceso a medicamentos. Una cuestión tan azarosa como el hecho de que según el lado del planeta donde nos hallemos al nacer, esto puede condicionar por completo nuestra salud.

Comentarios (2)

  1. Como apuntado en otra entrada, el derecho a la salud es inalienable, sin salud no hay desarrollo posible. Políticas públicas efectivas son necesárias para la fabricación y distribución de medicamentos a la población más necesitada. Excelente post, saludos.

Tu dirección de mail no será publicada. Los campos requeridos están marcados *