La burbuja del medicamento | Esenciales para la vida

La burbuja del medicamento

La burbuja del medicamento

“Todo necio confunde valor y precio” Antonio Machado.

“Toda persona tiene derecho a (…) la salud (…)” Declaración Universal de Derechos Humanos.

Artículo reproducido de la revista Virología, volumen 18, número 3/2015, página 63, con permiso de la Sociedad Española de Virología (©SEV). Autores: Rosario Sabariegos y Antonio Mas

salud-y-cuidadosSi tuviéramos que definir cuáles son los medicamentos más importantes, estaríamos de acuerdo en que son aquellos que salvan la vida de las personas. Existe una lista de medicamentos esenciales (aprobada por la OMS) formada por los que cubren las necesidades de atención de salud prioritarias de la población. El estar incluido en esta lista supone “estar disponibles en todo momento, en cantidades suficientes, en las formas farmacéuticas apropiadas, con una calidad garantizada, y a un precio asequible para las personas y para la comunidad” (1). Desde Mayo de este año varios tratamientos frente al virus de la Hepatitis C (VHC) han pasado a formar parte de este listado, entre ellos el Sofosbuvir.

Que en África carecen de los medicamentos esenciales no es una novedad. Lo que sí llama la atención es que en España haya medicamentos esenciales, como éste, que no sean accesibles a todo el mundo. ¿Cómo se ha llegado hasta aquí?

En el año 2011 Gilead compró Pharmasset por 11.000 millones de dólares. Esta pequeña empresa, fundada por Raymond Schinazzi en 1998, descubrió el Sofosbuvir. A comienzos del año 2014 comenzó la comercialización de este fármaco bajo el nombre de Sovaldi. En EE.UU el fármaco salió al mercado a un precio de 84.000 $ el tratamiento (unos 1000 $ la pastilla). En España, tras las negociaciones opacas del gobierno con la empresa, se va a pagar 25.000 euros por cada tratamiento (2). En nuestro país se estima que mueren unas diez personas al día a causa de este virus. Según el plan estratégico contra la hepatitis C (3): “Serán tratados con los fármacos de última generación todos los pacientes con fibrosis en grado F4, F3 y F2”. Sin embargo, el plan, que lleva funcionando desde Abril de este año, tiene todavía lagunas de procedimiento importantes (4).

¿Es justo el precio fijado por la farmacéutica? ¿Cuál es su valor real? En EE.UU el Senado ha abierto una investigación sobre el precio del medicamento (5). En la carta que dirigen a Gilead dicen: “Para que el mercado funcione correctamente debe ser competitivo, justo y transparente. No está claro cómo Gilead llegó a fijar el precio para el Sovaldi. El precio parece mayor que el esperado teniendo en cuenta el coste del desarrollo, la producción y los descuentos ofrecidos a otros países”. No parece ético imponer un precio a cada país en función de su PIB. Además en dicha carta se especifica que Pharmasset atribuyó a la investigación y desarrollo unos costes de 176,7 millones de dólares durante los años fiscales de 2009, 2010 y 2011 en su declaración financiera anual. De este total, tan solo 62,4 millones de dólares se debían al desarrollo del Sofosbuvir. Si en EE.UU se tratara a los tres millones de portadores del virus a los precios actuales, la compañía ingresaría 250.000 millones de dólares (6). Por otro lado, no sabemos qué nos sorprende más, que el Estado pida cuentas a la farmacéutica o que se haga de una manera tan transparente que nos permita leer la carta del “Comitte on Finance” del Senado estadounidense (5). En todo caso, nos satisface que el Senado sea tan útil en EE.UU.

¿Por qué no se fabrica el Sofosvubir como un genérico más? Porque tiene una patente que da a la empresa farmacéutica el monopolio de su fabricación. Y aquí es donde aparece una ONG como Médicos del Mundo que en Febrero de este año presentó una oposición a la patente (7). Este es un recurso legal en el que se cuestiona la legalidad de la patente. “Es la primera vez que en Europa se usa este arma legal por parte de una ONG para mejorar el acceso a los medicamentos.(…) Gilead tiene muchas aplicaciones pendientes de patentar en Europa que se relacionan con el Sofosbuvir, aunque hasta ahora tan solo la patente del Sofosbuvir ha sido otorgada por la Oficina Europea de Patentes. Por tanto, incluso si esta batalla legal se ganara no está claro que se pudieran producir versiones genéricas del Sofosbuvir.” Lo que pretende Médicos del Mundo es llamar la atención de los ciudadanos sobre el debate que se debe abrir acerca de la sostenibilidad de nuestros sistemas de salud y, concretamente, sobre la equidad en el acceso a los medicamentos. El sistema de patentes se ideó en un principio para recompensar inversiones que traen nuevas invenciones. Lo que denuncia esta ONG es que si la esencia de este sistema se pervierte, si se permiten patentes abusivas, se matará la innovación. Consideran esta patente abusiva porque: “Pharmasset/Gilead pervirtió el sistema genuino de patentes al patentar miles de moléculas con la perspectiva de una eficiencia terapéutica potencial basada en la práctica común de la ciencia. Esas asunciones obstaculizan a otros investigadores para desarrollar medicamentos complementarios y potencialmente más innovadores “ (8).

Desde Farmamundi, una ONG sanitaria de nuestro país, transmitieron a los grupos parlamentarios una serie de preguntas cuando se estaba tramitando en el Congreso la Ley de Patentes (16 de Abril de 2015). “¿Es lo mismo patentar un fármaco que evita el cáncer de hígado que patentar un bolígrafo convertible en paraguas? O aún más, ¿es lo mismo patentar un medicamento que salva vidas que otro para la disfunción eréctil? Creemos que no. Los legisladores deben por ello dar un enfoque social a esta ley que permita un trato diferenciado a productos, como los medicamentos, que salvan vidas”.— Xosé María Torres Bouza, Portavoz de Farmamundi en materia de patentes (9).

Los gobernantes han de resolver este dilema entre el derecho a la vida de aquellos que representan y los derechos de las farmacéuticas. Se debe abrir un gran debate nacional, europeo, mundial, sobre el acceso a los medicamentos esenciales. El Sofosbuvir es tan sólo un caso paradigmático, habrá más en el futuro. Hay que exigir una transparencia total a las farmacéuticas en cuanto a los gastos de investigación y desarrollo. Hay que cuantificar y hacer valer toda la investigación financiada por fondos estatales de la que se aprovechan estas empresas. Y todo esto para establecer un precio asumible por los sectores público y privado de la sociedad.

¿Se acuerdan del programa televisivo de El Precio Justo? Se abre un escaparate, la característica voz de Joaquín Prat nos presenta un frasco de Sovaldi. ¿Cuál es su precio justo? Ahora el premio es la vida.

  1. http://www.farmaceuticosmundi.org/farmamundi/index.php?opcion=noticias&noticia=1044.
  2. http://cadenaser.com/ser/2015/01/13/sociedad/1421145517_579651.html.
  3. http://www.msssi.gob.es/gabinete/notasPrensa.do?id=3576.
  4. http://www.diariofarma.com/2015/07/05/no-sabemos-como-hay-que-pasar-las-facturas-de-la-hepatitis-c-a-hacienda.
  5. http://www.finance.senate.gov/imo/media/doc/Wyden-Grassley%20Document%20Request%20to%20Gilead%207-11-141.pdf
  6. Brennan T, Shrank W. New Expensive Treatments for Hepatitis C Infection. 2014;312(6):593-594. doi:10.1001/jama.2014.8897.
  7. https://register.epo.org/application?documentId=EW5TA5RB1479FI4&number=EP08732818&lng=en&npl=false.
  8. http://www.medicosdelmundo.org/index.php/mod.documentos/mem.descargar/fichero.documentos_QA_Hepatitis_C_Final_EN_721ff20c%232E%23pdf.
  9. http://elpais.com/elpais/2015/03/28/opinion/1427567631_797045.html.

Otra bibliografía: http://esencialesparalavida.org/2015/01/08/gilead-sovaldi-y-hepatitis-c-la-bolsa-o-la-vida/

Tu dirección de mail no será publicada. Los campos requeridos están marcados *