Delamanid: un lujo inaccesible para miles de enfermos de tuberculosis multirresistente | Esenciales para la vida

Delamanid: un lujo inaccesible para miles de enfermos de tuberculosis multirresistente

Delamanid: un lujo inaccesible para miles de enfermos de tuberculosis multirresistente

24 de marzo, Día Mundial de la Tuberculosis

Atención sanitaria en Dadaab, Kenia. /Farmamundi

Atención sanitaria en Dadaab, Kenia. /Farmamundi

El delamanid es uno de los dos únicos medicamentos para el tratamiento de la tuberculosis que han salido al mercado en los últimos 50 años y es efectivo en la tuberculosis multirresistente (TB-MDR) y la tuberculosis extremadamente resistente (TB-XDR), que cuenta con tasas de mortalidad de hasta el 90%, pero el alto precio impuesto por el fabricante lo aleja de quienes más lo necesitan.

Cada año se producen 1,5 millones de muertes relacionadas con la tuberculosis, y pese a que esa cifra se ha reducido a la mitad desde 1990, esta enfermedad infecciosa sigue siendo una de las más letales en todo el mundo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y sus asociados quieren promover el diálogo y la colaboración para unir a las personas y las comunidades mediante enfoques nuevos con miras a poner fin a la epidemia de tuberculosis, acelerar los progresos hacia el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), y erradicar definitivamente la enfermedad en 2030, contribuyendo al mismo tiempo a la eliminación de la pobreza, la promoción de la cobertura sanitaria universal, la salud materna e infantil y la protección social y la justicia. Palabras que la mayoría de los enfermos no necesitan.

Ciclos de tratamiento por 1.700 dólares
Los países que reciben financiación por parte del Fondo Mundial de lucha contra el Sida, Tuberculosis y la Malaria comprarán el delamanid a un precio de 1.700 dólares por ciclo de tratamiento a través del Servicio Mundial de Adquisición de Medicamentos, un mecanismo de la ONU para la adquisición de medicamentos contra la tuberculosis. Pero esto sólo será posible cuando el fármaco ya esté registrado en dicho país o cuando su Gobierno haya decretado las exenciones aduaneras correspondientes.

A día de hoy, Otsuka ha registrado el uso de delamanid en sólo cuatro países (Alemania, Japón, Corea del Sur y Reino Unido), ninguno de los cuales tiene una alta carga de tuberculosis multirresistente.

Si nos fijamos en la incidencia de tuberculosis en el mundo, número de casos por 100.000 habitantes en los 70 países con más incidencia, vemos países con incidencias por encima de 300 casos/100.000 hab., que se quedarían fuera por no ser países financiados por el Fondo Mundial de lucha contra SIDA, Tuberculosis y Malaria, como sería el caso de Filipinas.

¿De qué sirve poner un ODS de eliminación de la tuberculosis en el 2030 si los avances médicos y farmacéuticos no son accesibles a todos los enfermos? Este prometedor fármaco fue aprobado hace más de dos años y del casi medio millón de personas que adquiere fármacos contra la tuberculosis, sólo se han podido beneficiar 180. Así las cosas ¿no debería cambiar la estrategia de la OMS?

Cuando la tuberculosis se detecta pronto, los pacientes reciben un tratamiento completo –que requiere la combinación de dos o más antibióticos y en el caso del delamanid se utiliza combinado con otros–, y dejan rápidamente de ser contagiosos y acaban curándose.

Los principales problemas a resolver son la tuberculosis multirresistente y ultrarresistente- donde el delamanid es activo-, la tuberculosis asociada a la infección por VIH, la debilidad de los sistemas de salud y el elevado coste del tratamiento, que los países en vías de desarrollo no van a poder financiar y ello pese a que, paradójicamente, haya sido en estos países donde han tenido lugar los ensayos clínicos de dicho fármaco.

¿Tiene pues, la compañía el deber moral de registrar el delamanid en estos países y en aquellos que tienen una mayor carga de tuberculosis multirresistente? Yo creo que sí.

Marian Borja Prado
Farmacéutica. Profesora de CFG Medio y Superior en Cooperativa Salus. Vocal de la Junta directiva de Farmamundi.

 

Tu dirección de mail no será publicada. Los campos requeridos están marcados *