Mujeres organizadas, sociedad concienciada | Esenciales para la vida

Mujeres organizadas, sociedad concienciada

Mujeres organizadas, sociedad concienciada

¿Sabías que… el Colectivo de Mujeres de Matagalpa –de origen nicaragüense– lleva más de tres décadas luchando por los derechos de las mujeres, especialmente en el ámbito de la salud? Con este artículo, en la línea de la campaña y certamen de vídeos #Visualizarte, tratamos de acercar su experiencia; una de las muchas iniciativas sociales que hoy día visibilizan las desigualdades de género en salud en todo el mundo, aun partiendo de una acción localizada en una comunidad concreta.

Jornadas gratuitas “Desigualdad de género y derecho a la salud: un enfoque participativo” del 4 y 5 de mayo de 2016, organizadas por Farmamundi en Granada.

Jornadas gratuitas “Desigualdad de género y derecho a la salud: un enfoque participativo” del 4 y 5 de mayo de 2016, organizadas por Farmamundi en Granada.

Y es que una problemática global como esta sólo puede abordarse desde una conciencia a escala local y cercana, estableciendo redes de información, solidaridad e implicación. En mayo de este mismo año, Farmamundi organizaba en la Universidad de Granada unas jornadas que trataban justamente de invitar a la reflexión en torno al derecho a la salud desde una perspectiva de género y desde el intercambio de vivencias en primera persona. Para ello se contó con la dinamización del Colectivo de Mujeres de Matagalpa (CMM), una asociación nicaragüense surgida en la segunda mitad de la década de 1980, por la necesidad de que los derechos de las mujeres fueran incorporados a las políticas públicas de su país.

En origen, se trataba de realizar lo que ellas mismas denominan “autoconciencia para la reflexión-acción”. El embrión del CMM se remonta al año 1984 bajo el nombre de Grupo Viernes (por reunirse ese día de la semana), pero fue en 1986 cuando cuatro mujeres fundarían el Colectivo de Teatro de Mujeres Cihualtlampa, palabra que en náhuatl significa “el lugar donde las mujeres se hicieron diosas”. Este grupo formuló un proyecto cultural amplio que comprendía un centro de información y capacitación, diversos espacios de creación artística y, de forma innovadora, la ideación de obras teatrales sobre la situación de la mujer.

El objetivo común para todas esas acciones no era otro que el de apoyar el desarrollo de las reivindicaciones de género en aquel contexto, impulsando las organizaciones de mujeres para una toma de conciencia cada vez mayor. Otra de las particularidades de este movimiento era su metodología del aprender aprendiendo. Un aspecto en el que tendrían mucho que ver mujeres como Ana Ara y Bea Huber –presentes en las jornadas de Granada–, expertas ambas en metodologías educativas participativas, psicodrama y teatro social.

Pero si en una línea de trabajo específica conectan la labor del Colectivo de Mujeres de Matagalpa y la de Farmamundi es en la defensa del derecho a la salud en relación con la cuestión de género. En este sentido, el CMM impulsa procesos organizativos autónomos,  implementa modelos de atención integral en salud y trabaja con grupos en situaciones específicas (SIDA, prostitución, privación de libertad), emprendiendo campañas permanentes sobre: derechos sexuales y reproductivos, con 40 parteras y 47 promotoras de salud que atienden un promedio de 11.700 consultas anuales;  formación en salud, tanto para capacitar a personal médico como para instruir a la población; y desarrollo comunitario, con la organización de 1.800 mujeres representadas por 14 juntas directivas que trabajan en proyectos de economía solidaria, vivienda social, medicamentos esenciales, salud ambiental, etc.

Tu dirección de mail no será publicada. Los campos requeridos están marcados *